Descanso para el alma

Mt. 11:25-30.

  1. El celo de Dios. v. 25-26.
  2. Velado para los sabios. v. 25

Saber mucho puede obstaculizar a Dios. 1 Co. 8:2-3; Stg. 1:19.

  • Lo que se quiere decir con “Porque así te agradó”.

A Dios le agradan los humildes, no los soberbios. 2 Sam. 22:28; Sal. 38:6; Sal. 119:21; Pr. 8:13; Is. 2:12; Jer. 50:31; Stg. 4:6; 1 P. 5:5b.

  1. Provisión divina.  v. 27.
  2. Todo le entregó el Padre al Hijo. Jn. 3:35.

Recibir es cuestión de humildad.

  • ¿Querrá Cristo revelarte a su Padre? Jn. 10:15

Cristo mismo dijo, “no está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”; y también “no deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas a los cerdos. Pero Él puso su vida por las ovejas Jn. 10:15.

  1. Pregunta por las sendas antiguas.  v. 28-30.
  2. Venid a mí. v. 28
  3. Trabajados y cargados. “Fortion”. 

Según Mt. 23:4 el pueblo estaba cansado de llevar cargas pesadas (cargas religiosas más que físicas), pero la carga es necesaria para el posterior descanso, Gl. 6:5. Nos enseña de esa carga que llevará recompensa en el tribunal de Cristo. 

  • Descanso para vuestras almas.
  • No cargues a hombro, si hay maquinaria. Jer. 6:16
  • Almas ultrajadas Lc. 12:32
  • “El yugo fácil”
  • Ser cristiano no es fácil. Mt. 5:10; Lc. 9:23.
  • Yugo fácil, carga ligera.

No arrastres cosas que el Señor no te dijo que arrastres, no hagas yunta con el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *